Fosfatasa Alcalina

La fosfatasa alcalina es una prueba que no se realiza en todas las situaciones, sino en aquellas que ameriten ciertos exámenes especiales. Sobre todo, si hay presencia de síntomas o signos de afectación del sistema hepático.

analisis-de-sangre-fosfatasa-alcalina

Al ser una sustancia tan relacionada con el hígado, es un marcador muy importante en lo que a enfermedades hepáticas y biliares se refiere, lo que la convierte en la prueba principal a realizar en estos casos.

Sin duda, la medición de la fosfatasa alcalina es un examen muy común dentro de la política y el protocolo médico en la actualidad, ya que se prescribe en una gran diversidad de situaciones. Así que, si estás buscando más información sobre el tema, has llegado al lugar indicado. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la fosfatasa alcalina?

Es una enzima que puede ser encontrada en la gran mayoría de los tejidos del cuerpo humano y en la sangre, tomando muchas formas dependiendo de su sitio de acción. Pero su alteración indica problemas en dos sistemas principales: el hepático y óseo. Pero a diferencia de otras enzimas, tanto su elevación como disminución tiene gran importancia clínica.

En la actualidad, este examen se ha afinado tanto, que puede ser posible diferenciar la fosfatasa de acuerdo a su sitio de origen, para poder determinar con mayor precisión en qué lugar se ubica la enfermedad.

¿Para qué sirve la fosfatasa alcalina?

Recordemos que una enzima es una proteína capaz de llevar a cabo reacciones entre distintos compuestos del cuerpo, son aquellas que catalizan conversiones de sustancias y mantienen el sistema metabólico en funcionamiento. Aquí radica la importancia de la fosfatasa alcalina, ella se encarga de mediar muchos procesos reactivos.

Permite la precipitación de fosfato en el tejido óseo y la absorción del mismo por parte del intestino, entre muchas otras funciones. Así que, si sus niveles se encuentran elevados, es muy probable que alguna de estas situaciones se encuentre alterada debido a alguna enfermedad.

¿En dónde se produce la fosfatasa alcalina?

Ahora bien, esta enzima no tiene un lugar de producción predilecto, al contrario, puede ser generada en muchas formas, con distintas funciones, por varios tejidos. Pero en condiciones fisiológicas o normales, se produce casi a partes iguales por el sistema hepático-biliar y esquelético.

Por esta razón es tan eficaz para el diagnóstico diferencial de patologías provenientes de alguno de esos sistemas. Ambos tipos de fosfatasa alcalina son algo diferentes entre sí, conociéndose como isoenzimas, por ejemplo: la de origen hepático es más estable que la ósea y puede resistir al efecto de la urea. Lo que facilita su diferenciación.

¿Cuándo realizar la prueba de la fosfatasa alcalina en sangre?

prueba-fosfatasa-alcalina

Esta prueba es conocida también como ALP y el momento perfecto para realizarla va a depender del estado del paciente y del criterio del especialista médico. Es probable que si usted posee algún tipo de síntomas o hay sospecha de patologías ya sean hepáticas o de tipo ósea. Algunas de las principales razones incluyen:

  • Como parte de pruebas de rutina, para evaluar el estado de la función hepática u ósea.
  • Para realizar el seguimiento de enfermedades ya diagnosticadas y poder determinar su avance.
  • Y para hacer diagnósticos de algunas patologías, en base a sus niveles y su origen.

¿Cuáles síntomas se presentan en aquellos que necesitan una prueba de fosfatasa alcalina?

Como en muchas enfermedades, la presencia de algunos signos y síntomas pueden alertar o levantar sospechas tanto del paciente como del equipo médico. Debido a que la fosfatasa alcalina se encuentra relacionada más que todo a problemas óseos y hepáticos, aquí es donde se presentan la mayoría de los síntomas:

Síntomas hepáticos

  • Pérdida de peso y de apetito sin razón aparente.
  • Cansancio y fatiga.
  • Náuseas y vómitos.
  • Ictericia, conocida como la coloración amarillenta de piel y mucosas, debido a niveles altos de bilirrubina en sangre por problemas obstructivos hepáticos.
  • Es posible dolor abdominal, sobre todo en el costado derecho, donde se halla el hígado.
  • Heces sin color, o con apariencia blanquecina.
  • Orina con aspecto oscuro, parecido al de la “Coca-Cola”.

Síntomas del sistema esquelético

  • Molestias, dolor o incomodidad en huesos y articulaciones.
  • La presencia de fracturas frecuentes, sin razón.
  • Existencia de deformidades en los huesos y protuberancias.
  • Huesos más alargados de lo normal.

¿En qué consiste este examen?

Es un proceso muy sencillo, que dura poco tiempo y no necesita de mucha preparación. Lo más probable es que se le pida que acuda en ayunas, en horas de la mañana para que una enfermera tome una pequeña muestra de sangre, con ayuda de una jeringa o aguja a partir de una vena periférica, sobre todo las que se encuentran en el pliegue del codo.

No se presentan complicaciones a raíz de la punción de la vena y a veces puede producir un poco de dolor, pero nada serio. Los resultados suelen estar listos el mismo día, después de unas 4 horas o menos, pero puede variar dependiendo del laboratorio.

Valores normales

valores-normales-fosfatasa-alcalina

Los valores tienen a variar, dependiendo de la edad, el sexo del paciente y el laboratorio que procesa la muestra, algunos pueden tener su propia escala de valores. Por esta razón, igualmente es importante que una vez que posea los resultados busque algún tipo de ayuda médica para una correcta interpretación y el establecimiento de un tratamiento en caso de ser necesario.

  • El rango normal va de 44 a 147 unidades por litro.

Si se halla por encima o por debajo de lo normal, es patológico y es necesario buscar las causas. Hay algunas situaciones benignas que pueden provocar un aumento de los niveles, como por ejemplo el embarazo, durante el crecimiento en niños y adolescentes por el alargamiento de los huesos y no es signo de enfermedad.

¿Qué indica la fosfatasa alcalina alta en sangre?

causas-fosfatasa-alcalina-alta

Los valores más elevados de lo común pueden ser por muchas razones, donde las principales son varias enfermedades, tales como:

  • Obstrucción biliar o problemas en las vías enterohepáticas.
  • Patologías óseas, como la enfermedad de Paget, carcinomas y otras.
  • Regeneración a nivel de una fractura y estados de osteomalacia.
  • Fracturas de algún hueso o tumores.
  • Por un hiperparatiroidismo debido al aumento en la producción de hormona paratiroidea.
  • Enfermedades sanguíneas como leucemia y algunos tipos de cáncer como linfoma.
  • Patologías como hepatitis, cirrosis hepáticas y otras hepatopatías.
  • Enfermedades parasitarias como Sarcoidosis.
  • Algunas mujeres en estado de embarazo, tienen niveles por encima de lo normal.
  • Personas que después de ingerir comidas copiosas y grasosas pueden presentar un aumento de los valores.

Causas de fosfatasa alcalina alta en niños

fosfatasa-alcalina-en-niños

Es normal que los niveles de esta enzima se encuentren un poco elevados en niños y adolescentes. Esto se debe principalmente a que durante la infancia los huesos se encuentran en constante crecimiento, por ende, hay un aumento en la actividad ósea y eso aumenta también la actividad de la fosfatasa produciendo una elevación en sus valores.

Esta situación ocurre parecido en los adolescentes, sobre todo durante la pubertad, que dan el ultimo “estirón” por así decirlo, que los lleva a tener una madurez ósea propia de un adulto. Así que, si su hijo presenta unos valores un poco elevados, es probable que se deba a estos factores.

¿Qué sucede si la fosfatasa se encuentra baja?

Afortunadamente los niveles de fosfatasa bajos no son muy comunes y no indican patologías tan serias, a diferencia de cuando se encuentran aumentados. Algunas de las razones que causa una disminución de la de fosfatasa alcalina, son:

  • Deficiencias nutricionales y en la dieta.
  • Por desnutrición y falta de proteínas.
  • Debido a la enfermedad de Wilson.

¿Cómo normalizar los valores de fosfatasa alcalina?

Primero que nada, en vista de resultados alterados es necesario acudir al médico, ya que solo él está en facultad de recetar medicamentos, poner tratamiento adecuado y prescribir otros análisis o tests en caso de necesitarse para recuperar un estado óptimo de salud. Sin embargo, hay algunos consejos que se pueden seguir:

  • Hacer ejercicio una vez al día, al menos durante 30 min.
  • Ingerir una dieta balanceada, que posea cualquier vitamina, mineral y proteína que se necesite, sobre todo en niños en crecimiento.
  • Seguir al pie de la letra las indicaciones del médico y si necesita tomar alguna medicina, hacerlo de manera rigurosa.

Deja tu comentario