Glucosa

La medición de la glicemia, suele ser una de las pruebas más comunes dentro de cada centro de salud. Esto ocurre porque la glucosa y sus distintos niveles en sangre, pueden incidir sobre el funcionamiento del metabolismo, por lo que sus alteraciones derivan en problemas graves, como diabetes u obesidad.

glucosa-analisis-de-sangre

Ahora bien, al ser una prueba tan frecuente y que tiende a realizarse a todas las personas que acuden a un centro asistencial por una consulta rutinaria, puede generar incertidumbre o algunas dudas. Por esta razón, hoy te daremos toda la información sobre la medición de glucosa en sangre y sus interpretaciones. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la glucosa y donde se encuentra?

La glucosa es un carbohidrato y se podría decir que el más importante en el cuerpo humano, sobre todo porque es un azúcar simple. Por esta razón, es la principal molécula utilizada para generar energía una vez que es obtenida a través de los alimentos.

Se encuentra en sangre justo después de su absorción y asimilación a través del sistema digestivo, posteriormente una gran parte pasa a almacenarse en el hígado y en los músculos, a la cual el cuerpo podrá acceder siempre que se encuentre en situaciones de inanición, desnutrición o durante el ayuno.

Funciones de la glucosa

Muchos sabemos sobre la importancia de los carbohidratos en el desarrollo óptimo de nuestro organismo y al ser la glucosa una de las moléculas principales, suele encontrarse protagonizando la mayoría de los procesos fisiológicos que le confieren a estos azucares. Entre estos encontramos:

  • Producir energía, para realizar todas nuestras actividades diarias, ya sea caminar, trotar o funciones básicas como dormir o realizar la digestión.
  • Forma parte importante de nuestros músculos y los mantiene en un estado saludable.
  • Fomenta la producción de ácidos grasos, que a su vez se acumula en los adipocitos y constituye la reserva a la cual se podrá acceder en casos de deficiencia alimenticia.
  • Ayuda al desarrollo del sistema nervioso, ya que el consumo de glucosa es primordial para el cerebro, depende exclusivamente de esta para funcionar. Por esta razón, es común que aquellos que posean bajos niveles de glucosa en sangre, tengan problemas de inteligencia o concentración.

Metabolismo de la glucosa

Primero que nada, la glucosa se obtiene de la ingesta de alimentos, ya que casi todos presentan un porcentaje de carbohidratos. Entonces, una vez que el bolo alimenticio entra en contacto con la saliva, empiezan a actuar una serie de enzimas (amilasa) que se encargan de degradar todos esos carbohidratos complejos en simples moléculas de glucosa, que posteriormente es absorbida más fácilmente en el tracto intestinal.

Una vez que la glucosa llega al torrente sanguíneo, aumenta los niveles en sangre, lo que activa la secreción de insulina, pero ¿qué es la insulina? Pues bien, es una hormona secretada por el páncreas que se encargara de ayudar a que la glucosa entre a las células y sea aprovechada para todos los procesos celulares, consiguiendo la disminución de la glicemia (glucosa en sangre).

Una vez dentro de la célula, según sus requerimientos, estas moléculas serán usadas para la respiración celular, la producción de energía, el ciclo de Krebs, la glucolisis y muchos otros procesos.

¿Cómo se mide la glucosa en sangre?

medicion-glucosa-en-sangre

Este examen se realiza a través de una prueba de glicemia, que consiste en la toma de una pequeña cantidad de sangre venosa. Se hace a través de un especialista y un laboratorio certificado, para garantizar la calidad de los resultados.

Es una prueba que no dura más de 3 minutos y que produce muy pocas molestias e incomodidades. Puede realizarse a cualquier edad, desde niños mayores de 1 mes, hasta los ancianos y no conlleva ningún riesgo, porque es muy seguro.

Preparativos para medir la glucosa en sangre

Aunque las distintas pautas van a depender de las indicaciones que le diga su médico, se recomienda que:

  • Realizar la prueba en la mañana después de 8 horas de ayuno (toda la noche sin comer).
  • Cenar ligero antes de las 7 pm.
  • En caso de que se encuentre en periodo de embarazo, es probable que se le indique ingerir justo antes de la prueba unos gramos exactos de una solución glucosada. Pero esto se realiza solo si lo indica su médico.
  • En caso de que el ayuno no se cumpla como es debido, los resultados podrían salir alterados y es posible que se realice un diagnóstico errado o sea necesaria otra prueba.

Medición de glucosa en pacientes diabéticos

Va a diferir mucho de la que se realiza en personas sanas, en seguimiento o no diagnosticadas, precisamente porque los diabéticos necesitan controlar estrictamente sus niveles de azúcar en sangre, para confirmar que el tratamiento esté funcionando o que el cuadro no progrese y se garantice un alto bienestar al paciente.

 

@Entonces, para esto necesitaran un glucómetro, el cual es un pequeño aparato electrónico que con una gota de sangre puede medir los niveles de glicemia. La frecuencia con la que se debe realizar las mediciones van a depender de las indicaciones de su médico tratante, pero generalmente es en ayuno o antes de los alimentos, antes de dormir y dos horas después de las comidas.

Aquellos que usan insulina deben medirse unas 4 veces al día y los que no, con dos veces es suficiente.

¿En qué situaciones se indica la medición de azúcar en sangre?

indicaciones-medicion-glucosa

Generalmente, se prescribe en todos los pacientes que van a su consulta médica periódica, por prevención. Sin embargo, algunas personas pueden referir síntomas o algún signo físico, por lo que necesitan una evaluación mediante la realización de una prueba de glucosa. Dentro de estas manifestaciones, tenemos las siguientes:

  • Sed
  • Aumento en la frecuencia urinaria.
  • Visión nublada.
  • Cicatrización lenta de algunas heridas.
  • Ansiedad, sudor y temblores.
  • Aumento en el apetito.

Es importante saber que, además, si hay antecedentes en la familia de diabetes, usted debe ver si presenta algunos de los síntomas mencionados y acudir a consulta para buscar las causas y estar más seguros.

Valores recomendados de glucosa en sangre

Según la política establecida por la mayoría de las asociaciones mundiales, se recomienda tener la glicemia en un nivel entre 70 y 110 mg/dl. Si se encuentra por debajo de 70, es probable que el paciente se encuentre en estado de hipoglicemia (o hipoglucemia), lo que es muy común en diabéticos en tratamiento gracias a los fármacos que consumen. Por encima de 110, se habla de hiperglicemia (o hiperglucemia), lo que puede ser un factor predisponente para el desarrollo de diabetes y otras enfermedades metabólicas.

¿Qué causa niveles altos de glucosa?

  • Las razones son variables, pero la causa más frecuente es la diabetes, que generalmente está asociada al sobrepeso, mal manejo en la dieta, falta de ejercicio y a una vida de excesos en la alimentación.
  • Debido a problemas metabólicos o también autoinmunes, que producen la destrucción de las células productoras de insulina, por tanto, la glucosa en sangre no tiene posibilidades de ser procesada y sus niveles aumentan.
  • En hipertiroidismo.
  • Pancreatitis o cáncer pancreático.
  • Algunas enfermedades renales.

¿Cómo evitar los niveles altos de glucosa?

mantener-niveles-glicemia

Hay algunos consejos médicos a tomar en cuenta, en caso de que tus niveles de glucemia se encuentren un poco elevados, dentro de estos podemos mencionar:

  • Aumento de la actividad física.
  • Mantenerse en un peso saludable y adecuado a su estatura.
  • Tener una alimentación adecuada. Se recomienda acudir a un nutricionista.

Y así, de esta manera, solamente con cambios en el estilo de vida, se puede lograr una reducción de los niveles de glucosa en sangre hasta valores normales, siempre y cuando el paciente se encuentre en un estado pre-diabético.

Niveles bajos de glucosa: ¿Por qué?

  • El ejercicio excesivo y la falta en la ingesta de algunos alimentos (ayunas).
  • La falta de control en el consumo de alcohol, en combinación con ciertos medicamentos.
  • Alguna enfermedad estomacal, que imposibilite la buena degradación y absorción de la glucosa.
  • Patologías metabólicas como en la glándula tiroides, pituitaria o algún problema hepático.
  • Pacientes que están siendo dializados, debido a que tienen enfermedad renal crónica.

Sin duda, cuando hay alguna alteración en los niveles de glicemia se debe buscar las razones e investigar los hábitos y la forma de vivir del paciente, ya que la ingesta de productos muy procesados aumenta las posibilidades de padecer enfermedades metabólicas. Por tanto, es muy útil mantener un control de los cambios que ocurren en los niveles de glucosa en sangre, para garantizar la salud del paciente.

Deja tu comentario